Por tercer mes consecutivo, Misiones tiene una canasta básica más barata que en Buenos Aires

¿Será tendencia? Difícil de predecir, ya que el NEA sigue teniendo la inflación anual más alta del país, aunque en enero haya sido superada por el NOA. Sin embargo, la canasta básica, por tercer mes consecutivo, está más barata en Posadas que en Buenos Aires. Pese a la aparente contradicción, no hay un error de apreciación y esta vez, la brecha es incluso bastante amplia en relación con el centro del país. En la capital misionera el costo de la canasta básica alimentaria -que marca la línea de la indigencia, está tres mil pesos más barata que en Buenos Aires. En Posadas cuesta 20,846.17 pesos, contra 23.722 de Buenos Aires. La misma diferencia se observa en el costo de la canasta básica total, que incluye algunos servicios y marca la línea de la pobreza. En Posadas la CBT vale 53,451.72 y en Buenos Aires, 

¿Por qué sucede este fenómeno? El Instituto Nacional de Estadística y Censos toma una serie de artículos para armar una canasta básica para una familia tipo, con una pareja de mediana edad y dos hijos de 6 y 8 años. Algunos de esos artículos están hoy más baratos en Misiones que en Buenos Aires, aunque otros siguen por encima, según un relevamiento del Instituto Provincial de Estadística y Censos.

El kilo de pan francés, por ejemplo, está en Buenos Aires $ 145,61, mientras que en Misiones, por acuerdo del Gobierno con los panaderos, se consigue a $ 91,10 pesos. La harina está en Buenos Aires $ 43,62 y en la tierra colorada, dos pesos más cara, a $ 45,98.

El arroz se consigue en Buenos Aires a $ 81,53 y en Misiones a $ 65,64. En cambio, la carne picada es más cara aquí, con $ 378,11, que allá, donde se consigue a $ 313,33. En contraste, el pollo entero acá sale $ 133,61, casi 30 pesos menos que en Buenos Aires, donde vale 160,99.

Además de la incidencia del Gobierno en algunos acuerdos de precios, Misiones tiene a favor la presencia de las ferias francas y Mercados Concentradores, donde se consiguen frutas y verduras a un precio menor al de los supermercados tradicionales.

En Buenos Aires, la Canasta Básica Total (CBT) registró en enero un aumento del 4,2%, por lo que un grupo familiar compuesto por dos adultos y dos menores necesitó contar con ingresos por $56.459 para no caer debajo de la línea de la pobreza, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

A la vez, la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que mide únicamente un consumo de alimentos, tuvo una suba mensual de 4,6%, de modo que el mismo grupo familiar precisó de $23.722 para no caer en situación de indigencia.

Para el caso de un hogar de tres integrantes -dos adultos y un adolescente- la CBA fue de $18.886 y la CBT de $44.948, mientras que para un hogar de cinco integrantes -dos adultos y tres menores de 5 años- los valores alcanzaron $24.951 y $59.382, respectivamente.

De esta forma, la CBT tuvo una variación de 39,8% respecto a igual mes del año anterior, mientras que la CBA registró un aumento de 44%, una diferencia que se explica porque las tarifas de servicios públicos y de transporte están prácticamente congeladas desde principios de 2020, mientras los precios del rubro de alimentos fueron de los que más subieron en los últimos meses.

La inflación minorista fue de 4% en enero y de 38,5% en los últimos 12 meses, en un contexto en el que se destacó la suba de 42,3% en los valores de alimentos y bebidas en el mismo lapso, incremento que no fue mayor debido a los acuerdo de precios y el establecimiento de “precios máximos” para algunos productos en medio de la pandemia de coronavirus.

Al cotejar contra el primer mes de 2020, el incremento del costo de la canasta básica alimentaria marcó una desaceleración de 11,8 puntos porcentuales, mientras que la canasta básica total mostró una retracción de 12,9 puntos, debido a que el año pasado marcaron un acumulado de 55,8% y 52,7%, respectivamente.

La Canasta Básica Alimentaria responde a los requerimientos normativos kilocalóricos y proteicos imprescindibles para un determinado grupo familiar, compuesto entre otros productos por pan, arroz, fideos, papa, azúcar, legumbres secas, carne, menudencias, fiambres, aceite, huevo y leche, entre otros.

En tanto, para determinar la Canasta Básica Total se utiliza como base la canasta familiar y se le suma los precios de bienes y servicios no alimentarios.

A comienzos de este año, el Gobierno renovó el acuerdo de Precios Cuidados “un programa que incorpora productos que se van a mantener todo el año”, indicó la secretaria de Comercio Interior, Paula Español.

Los productos tienen una actualización trimestral enero-abril de 5,6% promedio; mientras que en alimentos y bebidas el ajuste acordado es de 6,35% promedio, en limpieza es de 4,4% y en higiene personal es de 5,1%.

Español destacó que los precios de los productos “tienen que ser referencia en su góndola, entonces no pueden estar entrando y saliendo del programa porque, si no, dejan de cumplir ese rol”.

El último Índice de Precios al Consumidor (IPC) mostró un incremento del 4% para enero y de esta forma acumuló un incremento del 38,5% desde enero de 2020 lo que, de todas formas, marcó una desaceleración de 14,4 puntos porcentuales respecto del 52,9% que había mostrado contra 2019.

Uno de los datos más destacados del primer mes del año fue que si bien el rubro alimentos y bebidas no alcohólicas no resultó el de mayor incidencia en la suba del nivel general para todas las regiones, sí fue uno de los primeros tres, con un incremento del 4,8%, por arriba del nivel general.

En ese segmento se destacaron, especialmente, las subas en alimentos frescos como carnes y derivados, con incrementos de entre 6,5% y 9,6% mensual, dependiendo de la región geográfica del país; y frutas, con alzas de entre el 7% y 13,1%.

 

ECONOMIS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.