Demoras y largas filas de ingreso al país en las fronteras con Brasil

Desde Iguazú advierten que se forma una sola fila debido a que no funcionan los carriles exclusivos para buses, taxis y remises. En Irigoyen aducen que se debe a la falta de estructura.

La eliminación del requisito de la PCR para el tránsito vecinal y el aumento del cupo diario de ingreso por los corredores seguros de Misiones incentivaron los cruces en las distintas fronteras con Brasil.

En este contexto, se formaron extensas filas y se registraron demoras de hasta más de una hora en los pasos fronterizos entre Foz de Iguazú- Puerto Iguazú y Dionísio Cerqueira-Bernardo de Irigoyen.

El referente de Taxis y Remises de la ciudad de las Cataratas, Freddy Ríos, explicó a PRIMERA EDICIÓN que “las filas están demoradas ya que están viniendo muchos vecinos de Foz a cargar combustible y para hacer compras en los comercios de nuestra ciudad”.

“También hay que tener en cuenta que Brasil no habilitó todavía el ingreso a turistas argentinos y que por ahora la casilla de buses, trafic, taxis y remises está cerrada, por lo que se hacen filas únicas para todos”, detalló.

En este sentido, aclaró que “igualmente los buses y las trafics no pueden pasar hasta que se habilite el turismo en Foz de Iguazú”.

A todo esto, comentó que las demoras son de “entre 45 minutos a hora y media para ingresar al país”, mientras que para salir del país “las filas son de hasta 45 minutos del lado argentino. En la Aduana brasileña se tardan 15 minutos”, apreció.

Por otra parte, el presidente de la Cámara de Comercio de Bernardo de Irigoyen, Walter Feldman, manifestó en declaraciones a FM 89.3 Santa María de las Misiones que “hubo un aumento grande en el turismo de compra”.

“El brasilero se anima más a venir a la Argentina, pero también hay muchas consecuencias por la falta de infraestructura que tiene Migraciones, la falta de personal, y ahí es donde se generan inconvenientes”, precisó.

Contó que en la frontera de Irigoyen “hay sólo una casilla habilitada con un personal de Migraciones lo que genera estas largas filas con demoras de entre 40 minutos y una hora para ingresar. Los reclamos nos los comemos nosotros los comerciantes”, aseveró.

Feldman observó que esta situación se resolvería con más personal. “En el momento de la pandemia había más personal de Migraciones que ahora, parece que cuando abrieron la Aduana a las personas que estaban trabajando allí las mandaron a otros pasos, no tiene sentido que justo ahora se saque personal”, consideró.

Agregó además que a pesar de las flexibilizaciones no se ha cumplido el cupo diario de ingresos y sostuvo que en este caso “Iguazú corre con más ventaja porque ya viene con 15 días antes de apertura”.

“Tardan en animarse un poco, primero quieren ver cómo les va a los demás para después animarse ellos mismos, ahora sí ya estamos con un número importante de cruces y todos los días hay filas, lo que falta es personal e infraestructura”, reiteró.

Asimismo, Feldman consideró que cuando se saque definitivamente la PCR “esto va a ser una inundación de gente queriendo comprar cosas. Queríamos plantear esta situación pensando en alguna metodología para agilizar el paso”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *