El Soberbio quiere aprovechar el boom del turismo de naturaleza

La pandemia cambió para siempre los parámetros del turismo. Los especialistas ya advierten que no volverán las aglomeraciones y que el contacto con la naturaleza, con grandes espacios para disfrutar, serán los activos ganadores en el negocio del futuro. En Misiones la crisis del coronavirus también causó un impacto enorme en la actividad. Mientras Puerto Iguazú sufre desde hace un año por el bloqueo de fronteras y la ausencia del turista internacional, El Soberbio despegó como nunca antes con su oferta de contacto con la naturaleza en pequeños lodges y hoteles a precios accesibles.

El objetivo ahora es no perder la oportunidad y consolidar ese boom para transformarlo en desarrollo integral. El equipo municipal y el sector privado encararon un trabajo conjunto para mejorar la ciudad, los servicios y atraer nuevas inversiones.

Tema central a resolver, la energía. Víctor Motta, director de Turismo de El Soberbio comenzó las gestiones con Energía de Misiones para extender la red por unos cinco kilómetros de selva donde hay varios emprendimientos, entre La Misión y Kurupí Lodge. En esa zona hay potencial para nuevos alojamientos y ya hay negociaciones con dos inversores para nuevas cabañas en el monte, que podrían aportar unas cien plazas a la oferta turística.

La extensión de la red eléctrica ya empezó y llegará hasta los mismos Saltos del Moconá, que hoy se alimentan de energía fotovoltaica, financiada con recursos de la Nación en el plan 50 Destinos, pero que necesitan mayor cantidad de energía para garantizar un servicio de primer nivel. La obra demandará una inversión de 44 millones de dólares.

Experiencia Selva

Motta, junto al intendente Roque Soboczinski firmaron la semana pasada un acuerdo con la Unidad Ejecutora Provincial para obras de saneamiento en la ciudad. El programa incluye mejoramiento de veredas, trabajos en la zona costera y desagües, que son requeridos para instalaciones turísticas de primera línea.

Vialidad Provincial también comenzó a reparar los miradores de la Ruta Costera Provincial N 2 en jurisdicción de El Soberbio. Se hará un reemplazo de barandas de madera por barandas metálicas.

Motta está convencido que la demanda se mantendrá alta porque “el misionero eligió” El Soberbio como destino turístico, lo que se sumará a la llegada de turistas de otras provincias que también buscan contacto con la naturaleza. El destino tuvo una ocupación del 93 por ciento en el último feriado largo de carnaval.

“Debemos consolidar el destino con infraestructura que acompañe a los emprendedores”, aseguró el funcionario de Turismo. En el pueblo el turismo comenzó a ser visto además ya como un negocio o trabajo en paralelo a la actividad rural.

“El turismo demanda una enorme cantidad de mano de obra y el empleo que se genera es todo local”, definió Motta y puso como ejemplo el paseo en lancha que se sumó hace pocos meses, aprovechando el río Uruguay y los arroyos afluentes. “Es una cooperativa de servicios turísticos que es un ejemplo de gestión”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.