Vacuna, distanciamiento, lavado de manos y barbijo herramientas claves para combatir el COVID-19

Compromiso, solidaridad, amor, protección, son algunos de los adjetivos que usaron quienes en estos días han recibido la vacuna contra el coronavirus, en el marco del Plan Estratégico de Vacunación contra el COVID 19.

Compartimos los mensajes de Jaime, María Elena y José Mariano.

Jaime: “Si querés volver a abrazar a tus afectos, no dudes vacunate”

Jaime Brodsky es médico e integra el equipo de profesionales de salud del Hospital Nuestra Señora de Fátima, que está a cargo de la atención de pacientes con COVID 19.

El junto a sus compañeros fueron uno de los primeros equipos en aplicarse la primera dosis de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus.

“Como un acto de responsabilidad, de solidaridad y de amor decidí vacunarme, y efectivamente el 29 de diciembre me apliqué la vacuna. Sólo percibí un leve cansancio y dolor muscular ese día, pero al otro día no tenía más nada. Hoy la vacuna junto al lavado de manos, el distanciamiento social y el barbijo constituyen la herramienta fundamental para combatir el COVID 19”.

En esa línea remarcó que siempre habrá opiniones en contra y a favor de la vacuna, “pero la realidad nos insta a confiar y respetar a toda esa gente que ha trabajado con rigor y altruismo garantizando alta seguridad y eficacia de la vacuna, para ellos mi gratitud. Hoy nos han puesto a nuestro alcance la posibilidad de poner fin a la pandemia”.

Por eso, “si queres volver a abrazar a tus afectos, a compartir un mate con amigos, no dudes vacunate”, finalizó Brodsky.

Las vacunas salvan vida

María Elena Mereles es la directora del Hospital de Bernardo de Irigoyen y junto a su equipo de salud se inmunizó contra el COVID 19. “Es una herramienta más que nos ayudará a frenar esta pandemia, pero que debe ir junto al uso del barbijo, distanciamiento social y lavado de mano. Las vacunas salvan vidas, eso es lo que debemos tener presente siempre”.

José pidió inmunizarse siendo mayor de 60

José Mariano Faryluk es médico del Hospital Samic Alem, es mayor de 60 años, por lo cual no estaba dentro del primer grupo de riesgo a vacunar, pero por decisión propia decidió vacunarse el 31 de diciembre de 2020.

“Yo me vacuné siendo mayor de 60 años y ese día que tuve el beneficio de recibir la primera dosis de la Sputnik V estaba de guardia y no tuve ningún inconveniente con la aplicación. Es una vacuna segura, testeada y monitoreada por científicos de primer nivel. Todo el odio que hacen circular contra la vacuna no es más que una campaña perversa que atenta a la salud de un pueblo”.

 

Fuente Enfoque Misiones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.